– Cristales –
Sanación espiritual ancestral

 

¿Sabías que los cristales crean en ti un proceso de sanación y transformación espiritual?

Tienen propiedades únicas y son fuente de frecuencias vibratorias que modifican la energía de su entorno, provienen del reino mineral y son poderosas herramientas de sanación para tu cuerpo a través de sus manifestaciones de luz.

¿Alguna vez ha pasado por tu mente que los cristales son como seres angélicos en sí mismos? Piénsalo de esta manera: si los ángeles son mensajeros del cielo, ¿por qué no mirar a los cristales bajo un nuevo brillo?

Si son piedras sagradas provenientes de la tierra e interactuamos con ellas para nuestro bienestar y alineación con nuestro plan Divino, ¿por qué no verlas como luz que se manifiesta en forma física?, ¿como fractales de luz infinita provenientes de la Fuente?

 

Los cristales amplifican el poder de la luz y el amor, son una herramienta de elevada vibración que actúa a modo de maestro de sanación.

 

La misión de los cuarzos es principalmente maximizar la energía mientras conectan con la positividad y transmutan la negatividad.

Tienen el maravilloso poder energético que les otorgó el Universo y la tierra, para ayudarnos a conectar con los ángeles y seres de luz, para a través de ellos, lograr sanación del cielo al corazón.

Los cristales son versátiles, tienen diferentes propiedades y energías y los puedes clasificar en 7 colores, como cada unos de los colores que identifican los chakras en tu cuerpo como por ejemplo, el cuarzo rosa, conocido como “piedra del amor”, que se utiliza para equilibrar la energía del yin-yang dentro del cuerpo, de la misma forma como otros cristales de diversos colores, trabajan los demás chakras.

La estructura interna molecular de un cuarzo, vibra y está en resonancia con la estructura molecular de nuestro cuerpo físico y a la vez de la tierra.

Muchas personas me han comentado que limpian sus cristales con agua y no está mal, pero debemos hacerlo de acuerdo al tipo de cristal de que se trate y dependiendo del mineral del que provienen. Es importante que tomes en cuenta la compatibilidad del cristal con el agua, ya que algunos de ellos son blandos o porosos en su estructura molecular, y al contacto con el agua perder brillo, cambiar de forma, etc.

Puedes limpiarlos con humo sagrado, oraciones y bendiciones hacia ellos, poniéndolos en la tierra o sobre plantas algunos días para que se purifiquen.

Úsalos cuando medites, y serás capaz de recibir su guía, las poderosas sintonizaciones energéticas. Te sentirás muy ligero, relajado, tranquilo, con muy buena salud y en perfecta sincronía con tu ser.

Recuerda que los cristales y las piedras preciosas están cargados de hermosa energía y propiedades minerales curativas, además de llevarte a una resonancia vibratoria luminosa de los reinos superiores, a los reinos internos para acompañarte de tus ángeles y otros para conectar con tu guías espirituales y seres de luz.

“Elige el cristal que más te vibre, dale la bienvenida y agradécele por ayudarte a sanar tu vida ”

 

¿Con cuál cristal resuenas tú?

 

Sandy Mejía . Angeloterapeuta.
Sanación del Cielo al corazón.