¿Sabías que la gratitud es tu principal fortaleza y que está en ti desde el momento de tu nacimiento?

La definición de gratitud solemos asociarla de manera automática, como el reconocer con amor lo que otra persona hace por nosotros, además de que nosotros mismos agradecemos por todo lo que tenemos.

Debes tener siempre en tu corazón, que la gratitud tiene fuerza y poder infinitos, abrazan tu ser con su energía y te ayuda a conservar sanas tus emociones, te ayuda vivir feliz y sobrevivir con todo tu entorno a nivel racional, sin afectar tu pensamiento de manera negativa.

Cuando tu agradeces a la vida desde el momento en que abres tus ojos al despertar y lo haces durante tu día y hasta antes de dormir, el Universo te responde, deposita en ti bondad para que afrontes la vida con una actitud positiva y llena de amor.

 

“Si eres agradecido, la vida te libera del pesimismo”

 

Cuando agradeces desde tu corazón, la vida te regala el don de poner tu atención en los aspectos positivos, te brinda la capacidad de apreciar lo que tienes y posees y te aleja de los pensamientos de carencia que limitan tu vida. El Universo, los ángeles y seres de luz, reciben el poder del agradecimiento que emites al cosmos en cada momento y devuelven a ti la oportunidad de conectar con situaciones amorosas, frecuencias ligeras y gentiles, generando un escudo a tu alrededor para alejarte del miedo que puede apoderarse de tu bienestar y crear situaciones que te causen estrés.

 

“Entre más agradeces, menos miedo sientes”

 

En los momentos más difíciles de tu vida, cuando todo parezca ir mal, recurre a la gratitud, porque aunque de momento no lo percibas como positivo, la vida también quita de tu vida lo que no necesitas y todo por una razón… generar bienestar y felicidad.

Cuenta y escribe tus bendiciones, te darás cuenta de que te encuentras rodeado de ellas, cambia tu enfoque de carencia a abundancia y agradece por ello y guarda en un frasco de cristal todos aquellos objetos que traigan a ti recuerdos de hermosos momentos que hayas vivido durante algún periodo de tiempo, escribe la fecha en un post-it y pegalo a ese objeto que hayas introducido, ya sea una carta, una pieza de joyería, o lo que desees guardar para que cuando lo necesites, des

un vistazo a su interior, te transportes a ese bello momento en que lo viviste, te sientas afortunado y agradecido con la vida por haberte permitido la fortuna de vivirlo y guardarlo por siempre en tu corazón.

Y siempre recuerda… ¡Gratitud, cambia tu estado de vibración y te llena de abundancia!

Sandy Mejía . Angeloterapeuta.
Sanación del Cielo al corazón.