Cada uno de nosotros llevamos dentro a un niño pequeño, a ese ser lleno de luz, felicidad, amor, fantasía, travesura, imaginación y bellos sentimientos, que al mismo tiempo esconde momentos de obscuridad, miedo, angustia, dificultad.

Se trata de nuestro “Yo”, esa pequeña personita que no ha madurado del todo, que se esconde en lo más profundo de nuestro ser, asomándose de vez en cuando en algunas circunstancias en particular

¿Hace cuánto que no juegas como cuándo eras niño?, ¿con esa felicidad desbordante que no conocía los límites?, ¿has reparado en el tiempo en que ello no sucede?

Quizá sea porque el niño que llevas dentro se siente herido, ¿te has puesto a pensar en ello?

Es algo muy sencillo de identificar…

Cuando fuimos pequeños, quizá vivimos momentos dolorosos, probablemente no tuvimos la capacidad de resolverlos, y causó un impacto importante en nuestras emociones, generando tristeza, dolor, frustración, afectando a nuestro niño interior, quien ha cargado hasta este momento, con los estragos de aquel problema no resuelto, y reaccionamos de manera similar ante cualquier situación parecida que se llegue a presentar en nuestra vida.

 

“Tu niño interior es el único guardián de tu corazón”.

 

¿Te saboteas constantemente?, ¿te sientes herido ante situaciones que no debieran hacerte sentir de dicha manera?, ¿te sientes triste con frecuencia? Si respondiste sí a estas preguntas, tu niño interior está herido, pero no te preocupes, no eres ni serás el único que esté experimentándolo.

Lo importante es que ahora ya lo sabes y será importante que sepas como ayudarlo a sanar. Te encuentras ante el hermoso momento en el que deberás de viajar al pasado para identificar aquellos momentos que te hirieron y ocasionaron tristeza, desconfianza, dolor e impacto negativo en tus emociones, para que puedas trabajar en ellos, para sanar, es adentrarte a vivir un proceso de autodescubrimiento para que todo ello una vez liberado, pueda quedarse en tu pasado y no se presente más en tu presente.

Es el momento en que puedes sanar a tu niño interior con ayuda de los ángeles, quienes guían tu camino, lo iluminan y te recuerdan a cada paso que das, que eres alegría, sonrisas y esperanza para ti mismo y para el mundo, que eres la esencia más bella que puede existir en el universo.

Puedes trabajar en todo aquello que sigue sin resolver y liberarte de todo lo que no corresponde más a tu presente.

Juega, ríe, nutre a tu niño interior, llénalo de amor, permítele ser feliz.

Con cariño
Sandy Mejía . Angeloterapeuta
Sanación del cielo al corazón 

Sígueme en:
Facebook: Sandymejia.delcielo 
Instagram: sandymejia.delcielo
YouTube: https://www.youtube.com/delcieloalcorazon